Posts etiquetados ‘Tintín y el secreto del unicornio’

No se muy bien de dónde me viene, pero desde pequeña tengo una manía que es la de fijarme en el pelo de los protagonistas. Pero no en todas las películas sino sólo en las que son de dibujos animados o de animación. Quizá es una de las partes del cuerpo que me da más credibilidad según esté de conseguida. La primera vez que recuerdo que me ocurrió fue viendo La Bella y la Bestia. En un momento, casí al principio, Bella hace un gesto de recogerse el pelo detrás de la oreja que en cuanto lo vi me pareció la clave para que ese muñeco fuese como un personaje ‘real’. Años después (desgraciadamente muchos) me ha vuelto a ocurrir y me he quedado completamente pegada a la pantalla disfrutando de esos pequeños detalles que aportan todo el realismo en una peli de animación. Ya se que Tintín y el secreto del unicornio venía totalmente avalada por el director que la firmaba y que poco más hacia falta para darle un diez en su acabado final, pero realmente, para mi, se convirtió en una experiencia increible al ver como casi en cada fotograma el rey Midas de la meca del cine, Spielberg, termina cada pincelada.

Tintín y Milú

Tintin y el secreto del unicornio
Tintin y el secreto del unicornio

Junto a esos pequeños detalles conseguidos gracias a la técnica motion- capture, la nueva incursión de este personaje de cómic en la gran pantalla hace un par de guiños (que yo haya pillado) a sus origenes de la mano de Hergé como es la intro de la película, a la que calificaría de magnífica, y la primera escena en la que Tintín se está haciendo un retrato. Otro apartado merece el personaje del Capitán Haddock, para mi de lo mejorcito de la cinta. El actor Andy Serkis (el famoso Gollum!) se ‘mete en la piel’ de este Capitán que se pierde por una botella de ron y que, no se si gracias a la experiencia del actor en esta técnica para hacer películas de animación (considerado el rey para enfundarse un neopreno que capte sus movimientos y expresiones), hace que Haddock sea la verdadera atracción de cada minuto que estamos sentados en la butaca. Su expresividad, bastante conseguida, hace que nos riamos, en ocasiones nos de un poco de penilla y que en el momento justo nos llenemos de valor para sacar a Tintín de algún que otro apuro en el que se mete con el objetivo de descubrir un nuevo enigma.

De esta manera, Spielberg junto a Peter Jackson, dan forma a un producto que no deja de ser para el puro entretenimiento y que no acaba de ser del todo redondo con momentos en la película en la que tu atención decae hasta puntos en los que te pierdes algo importante (a mi me ocurrió justo cuando el director se permitió la licencia de hacer un pequeño guiño a Tiburón). Tanto Hernández y Fernández, los dos policías que siempre van a la cola de Tintín, tienen una subtrama que no va a ningún lado y se pierde los momentos cómicos que muchos han pasado delante del comic con los personajes que mejor llevan el bombín y el bastón.

  El cuidado puesto en cada fotograma. Los detalles, los acabados, el pelo, la expresividad del Capitán Haddock y sin lugar a dudas las escenas de acción que superan con mucho a otras cintas que con tanto efecto especial se quedan a medias.

La expresividad de muchos de los personajes no está del todo conseguida. Tarda en arrancar en la verdadera aventura con las escenas de acción y el final no me deja de parecer un tanto flojeras.

Mayka Rodríguez