Archivos para noviembre, 2011

Mil veces se ha hecho eso de sacar a un personaje secundario con buena acogida entre el público para darle una trama a él solito y seguir con el tirón mediático. En ocasiones funciona y en otras muchas no. Y no sólo el cine se sujeta a esta treta de los productores, no. En las series lo hemos visto un montón de veces como en Aída (salida de Siete vidas), Joey (de Friends) o Frasier (Cheers). El público, que a diferencia de lo que piensan muchos, es bastante inteligente, ya se olía que tras la ‘muerte’ de la saga de Shrek el gatito peleón iba a dar el salto y convertirse en el protagonista de su propia película. (más…)

Es viernes y como ha sido una semana dura, de mucho trabajo, horas delante del ordenador y poco tiempo para el blog me apetecía hacer un pequeño guiño a todos los que estáis ahí comentado, apoyando, dando opiniones y dejando caer alguna sugerencia. Como esa interactividad me encanta y es uno de los motivos por los que empecé este blog me he decidido a adelantaros algunas de las ideas que pululan por mi cabeza y que están ahí gracias a vosotros. En primer lugar quiero dar un pequeño anticipo a los amantes del GRAN Burton y adelantarles que estoy preparando una entrada con esa revisión particular de sus pelis. Quiero que salga algo decente (porque vosotros os lo merecéis!) y me sirve como fantástica excusa para dos cosas. Por un lado, y la más importante, ver otra vez esas películas que me ponen los pelos de punta y, además, compartir con vosotros un descubrimiento de mi querida Adamita. El caso es que en este blog hablan de un chico holandés que se dedica a editar (muy bien la verdad) las filmografías de varios directores. Aquí os pongo la de Tim Burton para dejaros el gusanillo y animaros a que en estas noches de lluvia y frío pongáis alguna de sus pelis.

Por otra parte tengo pendientes dos películas de un tipo de cine que nunca me había llamado la atención pero que después de escuchar a una fiel seguidora de él ya me ha dejado con la intriga de saber qué tendrá para gustar a tanta gente. Así que con ese ánimo espero poder hablaros la semana que viene de dos pelis que me han recomendado, se trata de La tumba de las luciérnagas y El viaje de Chihiro de Hayao Miyazaki.

El viaje de Chihiro
El viaje de Chihiro

Y ya para finalizar os comento que tengo entre mis ‘deberes’ el ponerme al día con el cine clásico e ir haciendo alguna recomendación de esta época dorada del séptimo arte. Hay muchísima gente que simplemente por la estética o los actores ya no tienen en cuenta algunas películas que es casi pecado mortal no haberlas visto así que voy a intentar dedicar algo de tiempo a la semana para ver al menos una película clásica y contarla aquí. Así que con este post os pido y os animo a que sigáis proponiendo ideas porque yo estoy encantada de recibirlas y si puedo llevarlas a cabo.

Muchas gracias por todo y FELIZ VIERNES!

 

En una época en la que la piratería está a la orden del día para muchos la idea de algunos pocos de desempolvar los grandes clásicos de nuestra niñez y recuperarlos para el cine raya casi la locura pero para otros tantos se trata de uno de los acontecimientos más esperados. Después de ver dos iniciativas lideradas por ‘valientes’ para disfrutar de estas joyas en la gran pantalla, tuve una conversación con mi contrario sobre este asunto. (más…)

Lo bueno del cine es que hay ‘productos’ para casi todo tipo de audiencia. Los niños tienes sus pelis de animación y dibujos, los románticos sus pasteladas, los filósofos sus filosofadas, los concienciados sus dramas sociales, los cachondos sus comedias y los adolescentes, cómo no, sus pelis de vampiros, Romeos y Julietas y demás fantasías. Ellos también cuentan y tienen el mismo derecho que los demás a que los guionistas y directores se acuerden de ellos, además, normalmente son como la mano de Midas que todo lo que tocan, leen, se encaprichan… lo convierten en oro (2’6 millones de euros recaudados el día del estreno de Amanecer en España). Luego hay que matizar un punto importante y es que otras generaciones (entre las que me incluyo) que ya sea porque se han leído los libros o porque todavía mantienen esa tontuna de los 16, nos sumamos al carro y nos ‘tragamos’ esas pelis. El hecho de que los libros de Crepúsculo hayan sido un auténtico bombazo en todo el mundo ya era pista suficiente para que los productores la adaptaran al cine. Antes de Amanecer (la cuarta parte de la saga) han caído también las de Crepúsculo, Luna nueva y Eclipse así que de poco me valen las quejas y enfados de los espectadores calificando esta cinta por debajo de la escoria cuando ya en una cuarta parte se sabe de sobrísima a lo que se va. Me explico. He podido leer algunas críticas de la esperada nueva película de Crepúsculo y la verdad es que a cada cual peor. No digo que este de acuerdo o no, simplemente que no se puede comparar a otro tipo de cine porque es como subir a un ring a El padrino con Up. Vamos, que no mezclemos la velocidad con el tocino.

Amanecer
Amanecer

Aclarando este primer  punto que para mi es esencial ya me meto en harina para sacarle los colores a su director Bill Condon. Aunque el ritmo, la estética y la fotografía son muy similares o casi iguales a sus tres predecesoras, esta cuarta parte que a su vez está dividida en dos películas, es más lenta de lo normal además de tener un tufillo a serie B increíble. Está bien que nos regalen la boda y que por fin veamos a Bella vestida de novia, pero hay algunas cosas que son por demás. La interpretación de Kristen Stewart es tan extraña que de verdad que lo he pensado pero he sido incapaz de encontrar una palabra para calificarla. El caso es que la escena resulta de todo menos emotiva. Si a todo esto le sumamos un invento del director a modo de sueño de Bella para mostrar sus miedos ante esa boda, el resultado de la parte más importante y esperada por muchos no es que se quede a medio gas sino que parece que va tirado por burros, vamos un horror.

Bella y Edward

Según avanza la cinta el interés del espectador, o por lo menos el mio, no acaba de aumentar y mucho menos cuando se centra completamente en la pérdida de la virginidad de ambos. Entiendo que durante tres películas las ganas estarían a flor de piel pero la resolución que se da en esta peli al tema sexo tampoco me acaba de convencer mucho (y menos viendo a Pattinson con esas pintas veraniegas que no le pegan ni con cola). Y así , minuto tras minuto, se va pasando el metraje sin pena ni gloria hasta que por fin llegamos a la miga. Y exactamente cuando la distancia entre estos dos enamorados empalagosos aparece es cuando me engancho a Amanecer y el conflicto es algo digno para ver. Parece que a partir de ese momento el director se pone las pilas y le da una descarga de acción a su trabajo para que los últimos treinta minutos sean lo mejor de la película.

Además de ese extraño círculo amoroso entre Bella, Edward y Jacob, otra de las partes que me gustaría ensalzar es la técnica usada para hacer que el personaje de Stewart vaya pareciendo más demacrado y consumido según avanza su embarazo. Las imágenes de ella tumbada con unas piernas y brazos esqueléticos hicieron que durante una milésima de segundo hasta sintiera lástima por ella (algo es algo).

Se que este tipo de películas, que levantan odios y pasiones a partes iguales, son complicadas de juzgar porque nunca se escribe al gusto de todo el mundo. Parece que hay que estar en un extremo u en el otro y yo me niego con esta cinta. Es cierto que estaría más cerca de mi top ten de los horrores del año pero teniendo en cuenta las otras películas de la saga creo que aprueba (por los pelos) el examen. De todas maneras repito las palabras del principio. No me valen las críticas de todos aquellos que pretenden ver en esta cinta una peli digna de recordar, ni los que con los carteles de Odisea en el espacio o El padrino, pegados en sus habitaciones le meten caña a la saga de los vampiros… si alguien se tiene que quejar serán sus seguidores no?? He dicho.

 Aunque hay algunas partes técnicas que están hechas fatal (como la cara del bebe), el debacle de la protagonista por su embarazo está bastante conseguido. Por hacer un ejercicio de bondad y salvar a alguno de los actores, diría que Jacob (el hombre lobo) es el que durante toda la peli tiene un papel más difícil ante la lucha entre cabeza y corazón.

El ritmo de casi toda la película es matador. Sencillamente no ocurre nada, solo amor, amor, amor, un poco de sexo, y más amor. Los personajes principales parece que están puestos allí al igual que el mueble de una habitación. Algunas ‘maravillas’ de la tecnología son infumables como el momento de las entrañas de Bella.

Las películas de terror no sólo se tienen que sustentar de sustos y miedo efectista. No tiene que ser una casa del terror audiovisual con la que tengamos intriga y cierto pavor a lo que nos podría ocurrir dando la vuelta a la esquina. Hay cintas que debido a su forma de estar contadas y ciertos recursos, nos generan un terror psicológico que si lo pensais bien es mucho peor que esos sustos que tienen una duración de 0’3 segundos. Normalmente lo que no se muestra y la insinuación generan más inquietud en el espectador que un tio que aparece de repente detrás de la puerta pero si ya se utiliza un argumento totalmente tangible y que puede ocurrirnos en cualquier momento la cosa cambia. Mientras duermes irrumpe en la pantalla con una puesta en escena sencilla y sin mucha parafernalia para acompañarnos e introducirnos en una historia que bien podría ser la del vecino del cuarto. Y de ahí radica su esencia, el realismo y la facilidad con la que su director, Jaume Balagueró, nos mete en su juego para poco a poco dejarnos una extraña sensación de angustía.

Luis Tosar en Mientras duermes

Luis Tosar en Mientras duermes

No podría existir mejor director que el catalán para orquestar esta cinta con el bagaje que tiene con películas como la saga de Rec (muuuy fan de ella), Los sin nombre, Darkness o Frágiles. De nuevo asume un papel secundario dirigiendo en cada momento de una manera natural sin permitirse grandes hazañas quitando algún momento genial como es la secuencia entre el protagonista y una niña resabiada que juega con él. Por su parte, Luis Tosar adquiere todo el peso de la trama dando vida a un personaje negro, hasta podrido por dentro diría yo, que tiene como hobby martirizar a los de su alrededor para generarse una rara satisfacción enfermiza. Cada personaje que toca el ganador de varios Goya se convierte en algo real, sin resquicios del famoso método de estos profesionales, sin florituras, es llanamente Malamadre (Celda 211), Antonio (Te doy mis ojos) o César. En la parte que le toca a Marta Etura es de derecho decir que está a la altura de las circunstancias y la dulzura de la que hace gala (que realmente me hace dudar si forma parte de su personalidad real) contrasta con la mala leche de su portero.

Balagueró dando indicaciones a Etura en Mientras duermes

Balagueró dando indicaciones a Etura en Mientras duermes

Imagino que mucha gente habrá ido al cine esperando algo que realmente esta película no es, es más, a mi me pasó eso pero con lo que me encontré me gustó más, si cabe, que el producto que creía que era. No asusta pero te mete el miedo real en el cuerpo. No te aturulla con escenas de acción pero juega contigo hasta llevarte realmente a su campo y acudir a un final en el que tu cabeza no deja de pensar ‘y si esto me ocurriera a mi??’. No tiene pretensiones de nada simplemente se convierte en una peli que gana fuerza e intensidad según van pasando los minutos. No es otra cinta de terror es Mientras Duermes.

Luis Tosar de nuevo borda un papel oscuro y psiquicamente inestable, casi sin pestañear y dejando un sensación de que le cuesta poco interpretar de esa manera tan redonda. Uno de los momentos diez de la peli es la trama de César con la niña pero sobre todo el punto álgido al que llegan.

Creo que a partir de ahora voy a mirar con otros ojos a las porteros con mirada extraña 😉

De pequeña algunas noches mi hermano y yo nos lanzábamos a la aventura de salirnos de la cama y gatear muy silenciosamente hasta la habitación de las chicas para escondernos detrás de los sillones que había. El motivo no era otro que estar ahí, sin que nadie lo supiera e intentar aguantar cualquier sonido para que no nos pillaran, lo que hablaran de sus bobadas de adolescentes poco nos importaba. Eran unos segundos desde que decidíamos emprender el viaje hasta que llevábamos un par de minutos escondidos (a veces parecían siglos) que bien merecían los consiguientes gritos y bronca de mis padres una vez descubiertos. Pero daba igual, nos metíamos en la cama con la satisfacción de haber luchado en un guerra que ya teníamos perdida de antemano. Pero no todo eran pequeñas aventuras infantiles sino también ensoñaciones propias de una niña a la que le meten en su cabecita muchas historias de princesas, príncipes y enanitos. Dulces cuentos con happy end que a pesar de los años siguen estando presentes, aunque sean a través de la gran pantalla y con aires de renovación que mezclan la acción y la dulzura infantil.

Imagino que son modas pasajeras y que basta que un renombrado director se lance a hacer la revisión de un cuento infantil (casi siempre tienen el sello de los hermanos Grimm) para que el resto de la manada lo repitan como borreguitos. A mi, sinceramente, no es una práctica que me moleste,es más, a veces me hace mucha gracia esos cambios tan novedosos (a la vez que desastrosos) que meten en la revisión de los cuentos de siempre. Muchos estaréis pensando ahora qué películas son las que últimamente han apostado por este caballo ganador, y sí, a mi también me viene a la mente ese Alicia en el país de las Maravillas de Tim Burton.

Alicia en el país de las Maravillas

Alicia en el país de las Maravillas

Que vaya como dato previo que este director me encanta y, es más, lo incluyo en mi lista de favoritos por esa manera tan diferente, fantástica y divertida de hacer cine pero esa fábula que nos vendió de su país maravilloso me horrorizó y ni de lejos cumplió mis expectativas. Aunque bastante fiel al cuento, esa personalidad que le dio a Alicia con su consiguiente final fue para el olvido.

Pero antes de esta película yo tengo otra en mi bagaje cinematográfico que seguramente para muchos pasó totalmente desapercibida pero que a fuerza de ponerla en la televisión más de uno la habrá visto. Se trata de Por siempre jamás, la revisión de la clásica Cenicienta. Fue el resurgir de sus cenizas de Drew Barrymore (puede que sea un defecto congénito pero no suelo resistirme a ver las películas de esta chica) y para mi un acierto total su puesta de largo para el cine. Aunque con algunas incorporaciones un tanto raras (nunca entederé que pintaba Da Vinci en esa peli) Por siempre jamás se mantiene fiel al cuento permitiéndose pequeñas licencias que sólo dan frescura y un aire más actual a la historia.

Y cuidado que viene el lobo! Un horror la Caperucita Roja que nos vendió Catherine Hardwicke con esas ínfulas de película de terror que me resultó bastante ridícula además de un insulto para la dulce niña que iba a cuidar a su abuelita. Pero aquí no acaba esta fiebre infantil para los productores de cine porque el año que viene tenemos ración doble de la historia de Blancanieves. Llegan las esperadas Blancanieves y la leyenda del cazador y Mirror, mirror.

Julia Roberts contra Charlize Theron

Julia Roberts contra Charlize Theron

 

Y en estas damas negras es dónde estará el juego y se decidirá ganadora. Muchos no verán lógico estrenar dos cintas similares en el mismo año pero por las pinceladas que ya nos están soltando aunque coinciden en algún punto como hacer de Blancanieves una chica peleona, la estética y motivación serán bien diferentes. Por un lado tendremos a Theron interpretando a una reina negra, oscura y mala a rabiar a la que le dará la réplica la impasible Kristen Stewart (para mi esta chica siempre tiene la misma expresión) mientras que Roberts será la mala del cuento con un tono irónico y divertido que tendrá en Lily Collins a su blancanieves dulce y, a mi parecer, un poquito edulcorada. En una habrá un ambiente oscuro mientras que en la otra el color será la nota predominante. Los siete enanitos parece ser que harán acto de presencia en Mirror, mirror mientras que el cazador será uno de los protas de la ‘otra’ blancanieves. Eso sí, en las dos tendremos a nuestro príncipe azul 🙂 así que a lo mejor el cuento no cambia tanto!

 

Normalmente crear miedo a través de la bipolaridad del personaje principal me suele dar bastante respeto por no decir miedo. Ese terror que se pretende generar sobre la capacidad del ser humano de realizar los actos más horribles sin luego ser capaces de darse cuenta me deja un mal rollo interno sobretodo al ver que casi día a día nos encontramos esos cuentos terroríficos en los informativos. El caso es que el transfondo de la mente del ser humano da muchísimo juego y si hablamos de un film de terror muchísimo más. En realidad cuando me picó el gusanillo de ir a ver Detrás de las paredes no tenía ni idea de que iban a tirar de este recurso en la trama, más bien tenía más o menos claro que el tema casa encantada, fantasmas y demás iba a ser el motivo para generar terror. Pero no sólo se quedó ahí ese cambio de perspectivas. Para nada. Mi sorpresa llegó en el momento que vi que según avanzaba el metraje el director (Jim Sheridan), cambiaba a su antojo el leit motiv de la peli empezando por casa encantada, cambiando a la bipolaridad de un personaje y finalizando con la búsqueda de la justicia. En resumen, un auténtico desastre.

Detrás de las paredes

Detrás de las paredes

El caso es que no me aburrí porque estaba tan alucinada con tanto cambio que parece que vi tres películas en una por lo tanto si lo pensáis bien no supone tanta pérdida de dinero, no? Por eso quería escribir sobre esta película para evitaos ese engaño que supone, por un lado, ese trailer que nos han vendido en todo el panorama nacional y segundo, por el fantástico reparto con el que cuenta la película.

Supongo que hasta los buenos tienen malas elecciones y creen que apostar a caballo ganador siempre les va a traer cosas buenas. Pues realmente creo que se han dado el batacazo del siglo. Daniel Craig, que vaya por delante que es un actor que me gusta bastante, asume su personaje dignamente aunque difícil lo tenía al tener que ajustar tres personalidades diferentes durante toda la cinta. Por otra parte sus dos compañeras, Rachel Weisz y Naomi Watts se quedan a medio camino entre lo desastroso y patético.

Daniel Craig en Detrás de las paredes

Daniel Craig en Detrás de las paredes

 De nuevo un ejemplo de que ni el reparto, ni la buena ambientación de la película o tener una casa que realmente da miedo consigue dar forma a un buen producto si realmente la historia tiene decadencias por todos los lados empezando el argumento sin tener muy claro dónde se va a llegar. Si queréis pasar ‘terror’ ante una mala peli aquí os dejo mi no-recomendación.

Pues este es el icono que le dedico a Detrás de las paredes. No puedo destacar nada bueno ni malo, simplemente le pongo una cara de alucinada porque pocas veces me he encontrado con algo similar.